ESCLEROSIS MÚLTIPLE

Es una enfermedad que afecta la mielina. Si ésta se destruye o lesiona, la capacidad de los nervios para conducir impulsos eléctricos desde y hasta el cerebro, se interrumpe y aparecen los síntomas de la enfermedad.

¿QUÉ ES LA ESCLEROSIS MÚLTIPLE?
Las fibras nerviosas del cerebro y de la médula espinal están envueltas y protegidas por un material compuesto por proteínas y grasas llamado mielina, que facilita la conducción de los impulsos eléctricos. La Esclerosis Múltiple (EM) es una enfermedad que afecta la mielina, por eso se dice que es una enfermedad “desmielinizante”. Si la mielina se destruye o lesiona, la capacidad de los nervios para conducir impulsos eléctricos desde el cerebro hacia la periferia o desde la periferia hacia el cerebro, se interrumpe y aparecen los síntomas.
Es importante destacar que la EM:
• No es una enfermedad mortal. La expectativa de vida de los pacientes que la padecen es
igual a la del resto de la población.
• No es una enfermedad mental.
• No es contagiosa.
• No es hereditaria, aunque puede haber una predisposición genética (tienen más posibilidades
de contraer la enfermedad hermanos u otros parientes cercanos). Sin embargo, en el
80% de los casos esto no ocurre.
• Existen medicamentos que mejoran notablemente la calidad de vida del paciente. Hasta el
momento la enfermedad no tiene cura, pero se pueden prevenir sus síntomas.

CAUSAS DE LA ENFERMEDAD
Existen tres teorías sobre sus posibles causas:
• Ataque de un virus: sería causada por algunos virus lentos o por la acción retardada de algún virus común.
• Reacción autoinmune: sería una respuesta en la cual los sistemas de defensa normales de un individuo atacan por error sus propios tejidos.
• Una combinación de ambas: ataque de virus por una parte y reacción autoinmune por otra parte.

SÍNTOMAS
No todas las personas presentan los mismos síntomas. Estos pueden variar según la evolución de la enfermedad, su gravedad y su duración. Cada paciente tiene un grupo de síntomas propios que depende del lugar del sistema nervioso donde ocurre la desmielinización.
Los síntomas más comunes son:
• Debilidad
• Hormigueo
• Escasa coordinación
• Fatiga
• Problemas de equilibrio y mareos
• Alteraciones visuales
• Temblor
• Espasticidad
• Rigidez muscular
• Trastornos en el habla
• Problemas intestinales o urinarios
• Problemas en la función sexual
• Sensibilidad incrementada al calor
• Problemas con la memoria a corto plazo
• Ocasionalmente, problemas de juicio o razonamiento (problemas cognitivos)

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA?
El diagnóstico de EM requiere:
• Un historial médico.
• Un exhaustivo examen neurológico.
• Una prueba de “potenciales evocados”, que mide la respuesta del sistema nervioso central
frente a estímulos específicos (visuales, auditivos, táctiles).
• Una resonancia magnética, que visualiza las lesiones desmielinizantes del cerebro y la médula
espinal.
• Una punción lumbar para analizar los componentes inmunológicos del líquido cefalorraquídeo
que rodea el sistema nervioso central.

¿CUÁL ES LA EVOLUCIÓN DE LA ENFERMEDAD?
Es imprevisible; puede atravesar períodos de brotes (nuevos síntomas o agravamientos de los ya existentes) o remisión (los síntomas mejoran o desaparecen). En otros pacientes, la enfermedad
puede presentar un curso progresivo, asociado o no a la presencia de recaídas.

¿QUIÉN PUEDE CONTRAEREM?
Las mujeres desarrollan con más frecuencia la enfermedad (el doble) que los hombres. El diagnóstico suele hacerse entre los 20 y los 40 años. Es más frecuente en climas fríos que en los tropicales, y en personas de raza blanca, especialmente de Europa del Norte. Los afro-americanos, los asiáticos y los americanos nativos contraen también la enfermedad, pero con menor frecuencia. En nuestro país se estima que 6000 personas padecen la enfermedad.

¿ EXISTEN TERAPIAS PARA DE TENER O CURAR LA EM?
No existe un tratamiento específico para curar la enfermedad, pero hay terapias que actuan sobre el sistema inmune (inmunomoduladoras), para detener la frecuencia o severidad de los brotes. Los tratamientos para aliviar los síntomas suelen ser muy eficaces. Sin embargo, un reducido grupo de pacientes desarrolla una discapacidad de grado variable. En estos casos se aplican programas de rehabilitación con excelentes resultados, con sesiones de terapia ocupacional que proporcionan al paciente herramientas para manejarse con independencia en la vida diaria, y tratamiento de fonoaudiología que mejora los problemas del habla o la deglución, debidos a debilidad o a poca coordinación muscular. Es lamentable que con cierta frecuencia se ofrezca “curar” la EM mediante tratamientos no científicos. El paciente debe evaluar, antes de someterse a terapias paracientíficas, el riesgo que éstas pueden ocasionar.

¿ES BENEFICIOSO EL EJERCICIO FÍSICO?
El ejercicio por sí solo no modifica la evolución de la enfermedad, pero favorece la salud en general y ayuda a prevenir complicaciones causadas por el sedentarismo. Un programa destinado
a planificar ejercicios regulares es primordial, tanto desde el punto de vista físico como psíquico.

LA DEPRESIÓN, ¿ES COMÚN EN LA EM?
Es frecuente que al recibir el diagnóstico de la enfermedad los pacientes desarrollen miedo o confusión. Alrededor del 40% de los pacientes afectados sufren a lo largo de la enfermedad algún grado de depresión. Si bien muchas veces ésta puede ser resultado directo de la EM, tiene tratamiento médico y el paciente puede recibir apoyo psicológico. La colaboración familiar es esencial cuando las emociones son preocupantes.

¿AFECTA LAS FUNCIONES COGNITIVAS?
En algunos casos sí. Actualmente, los pacientes se benefician con técnicas de rehabilitación dirigidas a mejorar los trastornos cognitivos.

¿AFECTAN EL TABACO Y EL ALCOHOL A LA EM?
No existe evidencia de que el tabaco y el alcohol empeoren la EM. El hábito de fumar puede afectar la respiración, causar susceptibilidad frente a infecciones pulmonares y provocar alteraciones cardíacas. El alcohol puede aumentar los trastornos de la coordinación y del habla y también afectar el buen juicio, pero todos estos síntomas se agregan a los de la EM.
Se deberán realizar todos los esfuerzos necesarios para mantener una buena salud. El inmediato tratamiento de infecciones es de gran importancia, especialmente en enfermedades de
las vías urinarias o respiratorias.

¿ TIENE EL EMBARAZO EFECTOS SOBRE LA EM?
Los estudios demuestran que el embarazo no afecta la evolución de la EM a largo plazo. Las mujeres pueden presentar remisión de sus síntomas, pero también puede haber una exacerbación de los mismos en el post-parto inmediato (primeros 3 meses). No obstante, éstos son controlables.

¿CÓMO AFECTA EL CALOR A LA EM?
El calor no empeora definitivamente la enfermedad, pero sí puede empeorar los síntomas. Se recomienda evitar el calor, tomar baños fríos, en ocasiones aplicarse hielo, y tomar bebidas heladas. Para mejorar la calidad de vida del paciente, la instalación de aire acondicionado en la vivienda puede ser de gran importancia.

ACTIVIDADES QUE PUEDEN DE SARROLLAR
LOS PACIENTE S CON EM

La persona afectada puede desarrollar una vida normal dentro de sus posibilidades. Se recomiendan, en lo posible, actividades laborales que no requieran excesivo esfuerzo o actividad física, realizar ejercicios de manera regular y moderada y evitar la fatiga excesiva. Es importante distribuir las energías a lo largo del día, y evitar la exposición prolongada a fuentes de calor.

¿ EXISTE UNA DIETA ESPECIAL PARA LAS PERSONAS CON EM?
No está demostrado científicamente que una dieta particular sea beneficiosa para la EM. Sin embargo, es aconsejable una alimentación bien equilibrada ya que siempre es la base de una buena salud.

Fuente: http://www.fleni.org.ar/


Album de Fotos FACEBOOK

“AGRADECEMOS A GUIDO, GUSTAVO, AL CLUB ATLETICO TIGRE Y JUGADORES, POR AYUDARNOS A AYUDAR”