EL EMBARAZO Y LAS ENFERMEDADES NEUROLÓGICAS

El embarazo complica con frecuencia el diagnóstico y el tratamiento de diversas enfermedades neurológicas. A su vez, diferentes afecciones que comprometen el sistema nervioso pueden tener un importante impacto en la etapa de gestación. Algunos cuadros neurológicos como la Eclampsia y la Corea Gravídica aparecen solamente durante el embarazo, en tanto que otras afecciones neurológicas preexistentes como la Cefalea, la Esclerosis Múltiple y la Epilepsia pueden exacerbarse aún en el post-parto inmediato. Tanto el embarazo como el puerperio incrementan el riesgo de presentar cuadros neurológicos de gravedad; tal es el caso de los accidentes cerebrovasculares, lo que hace necesario incrementar las medidas preventivas, en especial si existía una patología subyacente. Diferentes entidades neurológicas por sí mismas, así como los métodos utilizados para su estudio y los fármacos aplicados en su tratamiento, pueden tener impacto sobre el feto. Por ejemplo: es relativamente frecuente que recién nacidos de madres con Miastenia Gravis, presenten un compromiso de la fuerza muscular debido a la transferencia de anticuerpos maternos durante la gestación. Si bien en ocasiones este cuadro es transitorio, requiere especial cuidado, sobre todo durante el parto y el puerperio. Asimismo, el empleo de ciertas metodologías de estudio, como la resonancia magnética y la tomografía computada, pueden implicar riesgos. También se debe prestar particular atención durante el embarazo a los fármacos que se utilizan para tratar diferentes patologías neurológicas, como las drogas antiepilépticas, que pueden producir ocasionalmente malformaciones fetales. Por lo tanto, se requiere una adecuada evaluación de los riesgos y beneficios que los métodos diagnósticos y los diferentes esquemas de tratamiento pueden determinar.

¿SABÍA UD. QUE…?
  • En el 25% de las mujeres con historia de Epilepsia, la frecuencia de las crisis convulsivas se incrementa durante el embarazo.
  • Mujeres embarazadas con Epilepsia pueden presentar mayor número de complicaciones obstétricas durante el embarazo y el parto.
  • Los anticonceptivos orales no incrementan la severidad o frecuencia de las crisis convulsivas.
  • En pacientes con Esclerosis Múltiple la frecuencia de exacerbaciones disminuye durante el embarazo y se incrementa en los primeros 3 a 6 meses post-parto.
  • Pacientes con Esclerosis Múltiple que planeen un embarazo deben suspender cualquier droga inmunomoduladora 3 meses antes de iniciar la búsqueda del mismo.
  • El riesgo de accidentes cerebrovasculares isquémicos se incrementa hasta 9 veces en las primeras 6 semanas post-parto.
  • El riesgo de cualquier accidente cerebrovascular hemorrágico es 2.5 veces mayor durante el embarazo y crece hasta 28 veces en las primeras 6 semanas post-parto.
  • Pacientes con migraña asociadas a su ciclo menstrual suelen mejorar su sintomatología durante el embarazo.
  • En la población obstétrica, el uso de tratamientos antimigrañosos no farmacológicos tales como relajación y biofeed-back desempeñan un importante rol terapéutico.
  • Pacientes con antecedentes de patología reumatológica, en el primer trimestre del embarazo pueden presentar un cuadro de movimientos anormales denominado Corea Gravídica, el cual tiende a resolverse en los últimos meses del embarazo o después del parto. Fuente: www.fleni.org.ar

Album de Fotos FACEBOOK

“AGRADECEMOS A GUIDO, GUSTAVO, AL CLUB ATLETICO TIGRE Y JUGADORES, POR AYUDARNOS A AYUDAR”