ATAQUE CEREBRAL

¿QUÉ ES EL ATAQUE CEREBRAL?
El Ataque Cerebral es el déficit neurológico súbito que resulta de la obstrucción o ruptura de una
arteria del cerebro. Esta enfermedad es la tercera causa de muerte luego de las enfermedades cardíacas y el cáncer; pero es, además, la primera causa de invalidez en adultos. Estadísticas recientes de la Asociación Americana del Corazón (U.S.A.) le conceden a la Argentina el triste privilegio de ser uno de los países con mayor incidencia de esta enfermedad, con aproximadamente 100.000 nuevos casos por año. Cerca de un tercio de estas personas mueren a causa del problema.

PREVENCIÓN
Si bien los síntomas de la enfermedad son repentinos, las enfermedades de las arterias del cerebro se desarrollan en forma progresiva a lo largo de meses o años. Con mayor frecuencia, el proceso se produce en quienes tienen condiciones llamadas factores de riesgo vascular. Afortunadamente, en muchos casos es posible detectar en forma precoz a las personas portadoras de estos factores de riesgo. Por lo tanto, los ataques cerebrales pueden prevenirse detectando y controlando:
• la hipertensión arterial
• el tabaquismo
• la diabetes
• el colesterol elevado
• las enfermedades cardíacas
Sin duda, la mejor prevención de los ataques cerebrales se logra con el adecuado tratamiento de la hipertensión arterial y de la diabetes, la disminución del consumo de cigarrillos, la normalización del colesterol en la sangre con dietas, ejercicio y, en algunos casos, medicación. En aquellas personas que ya han sufrido un ataque cerebral y se han recuperado, es muy importante, además del control de los factores de riesgo, el uso de medicamentos que disminuyan las posibilidades de sufrir nuevos episodios. La aspirina continúa siendo la droga de primera elección y se cuenta con otras alternativas excelentes para casos complejos. En ocasiones se debe recurrir a la cirugía para eliminar obstrucciones severas de las arterias que irrigan el cerebro.

DECÁLOGO DE LA PREVENCIÓN DE LOS ATAQUES CEREBRALES
1- Conozca su presión arterial. Si es elevada, consulte a su médico para mantenerla bajo control.
2- Si fuma, deje de hacerlo.
3- Si toma alcohol, hágalo con moderación.
4- Sepa su nivel de colesterol. Si es alto, trabaje con su médico para reducirlo.
5- Si Ud. es diabético, siga cuidadosamente las recomendaciones de su médico para controlarlo.
6- Incluya el ejercicio en su rutina diaria.
7- Consuma una dieta baja en sal y grasas.
8- Investigue si Ud. tiene una arritmia del corazón llamada fibrilación auricular. Si la tiene, consulte a su médico para recibir tratamiento.
9- Pregunte a su médico si Ud. tiene trastornos circulatorios que incrementan su riesgo de sufrir
un ataque cerebral. Si es así, se debe diseñar un plan para controlarlos.
10-Si Ud. tiene algún síntoma sugestivo de un ataque cerebral, busque atención médica inmediata.

LOS SÍNTOMAS MÁS IMPORTANTES A JERARQUIZAR SON:
• Debilidad o adormecimiento repentino de la cara, brazo o pierna, usualmente de un lado del cuerpo.
• Aparición brusca de dificultad para hablar, comprender el lenguaje o tragar.
• Pérdida u oscurecimiento visual de aparición súbita en uno o ambos ojos.
• Episodio de visión doble o pérdida del equilibrio o coordinación (en particular cuando se asocia a
alguno de los otros síntomas).
• Dolor de cabeza intenso e inexplicable o modificaciones en el tipo de dolor de cabeza que habitualmente tiene una persona.
• Mareo, vértigo o pérdida de estabilidad, particularmente si se asocia con alguno de los otros síntomas arriba descriptos.
• Trastornos de la personalidad de aparición rápida (irritabilidad, impaciencia, indiferencia, etc.) y/o trastornos mentales tales como olvidos, alteraciones del juicio, etc. ¡Hágale caso a las señales, aunque desaparezcan! Recuerde la hora en que comenzó con los síntomas, esto es importante para decidir el tratamiento adecuado. Actúe rápidamente y llame a un servicio de emergencias, cada minuto cuenta.

¿CÓMO ENFRENTARLO?
El ataque cerebral ocurre con crueldad repentina y, cuando no es fatal, puede carcomer las reservas físicas, anímicas y financieras del paciente, de su familia y de la comunidad.
Tradicionalmente se consideraba que una vez producidos los primeros síntomas de la enfermedad, era poco lo que la medicina podía ofrecer para aliviar las consecuencias. Sin embargo, la investigación médica ha descubierto drogas que pueden revertir el daño al menos en parte. En primer lugar se encuentran las medicaciones que disuelven los coágulos que obstruyen las arterias. Pero estas drogas sólo son efectivas cuando se usan en forma precoz, ya que la mayor parte del daño cerebral se produce en las primeras horas posteriores al episodio.
Por lo tanto, es sumamente importante que la persona o sus familiares puedan reconocer en forma rápida los síntomas premonitorios de un ataque cerebral para activar en forma inmediata los servicios de emergencia que posibilitarán acceder a un tratamiento adecuado.

Fuente: http://www.fleni.org.ar/

Album de Fotos FACEBOOK

“AGRADECEMOS A GUIDO, GUSTAVO, AL CLUB ATLETICO TIGRE Y JUGADORES, POR AYUDARNOS A AYUDAR”