DEPRESIÓN

Es una enfermedad frecuente que puede surgir en cualquier etapa de la vida. Afecta la mente y el cerebro; condiciona el ánimo, la voluntad, el pensamiento, la conducta y el funcionamiento corporal. El diagnóstico y tratamiento precoz aumentan las posibilidades de una buena respuesta terapéutica y previene las recaídas.

¿QUÉ ES LA DEPRESIÓN?
Es una enfermedad médica frecuente que puede surgir en cualquier etapa de la vida. Se presenta en ambos sexos, aunque en la mujer es casi dos veces más frecuente que en el hombre. Afecta la mente y el cerebro; condiciona el ánimo, la voluntad, el pensamiento, la conducta, el funcionamiento corporal y deteriora la actividad de quien la padece. No sólo afecta la vida del paciente sino la de su entorno socio-familiar.

CAUSAS DE LA DEPRESIÓN
La depresión suele ser el resultado de la interacción de factores biológicos, psicológicos y sociales. La participación de cada uno de ellos varía según el tipo de depresión. Algunos de los factores que suelen participar en el origen de la depresión son:
• Factores biológicos: genéticos, neuroquímicos, hormonales, enfermedades somáticas, dolor prolongado, medicamentos, consumo de alcohol y drogas.
• Factores psicológicos: personalidad vulnerable, pérdidas significativas, estrés crónico, eventos traumáticos.
• Factores sociales: conflictos familiares, laborales o económicos severos; aislamiento social.

T IPOS DE DEPRESIÓN
Los tres tipos más importantes de depresión son:
• Trastorno depresivo mayor.
• Distimia.
• Trastorno bipolar.

SÍNTOMAS DE LA DEPRESIÓN
La depresión afecta a cada individuo de una manera diferente. Muchas personas presentan sólo algunos síntomas, variando la severidad y duración de los mismos. Los síntomas más frecuentes de la depresión son:
• Tristeza, angustia o inquietud persistente.
• Sentimientos de inutilidad, de culpa o desesperanza.
• Pérdida de las ganas de vivir, pensamientos frecuentes vinculados con la muerte o ideas de suicidio.
• Desgano, disminución de la voluntad o del interés por las cosas.
• Disminución de la capacidad para disfrutar las cosas cotidianas.
• Conducta irritable, enojo o llanto frecuente.
• Disminución de la capacidad de concentración, atención o de la memoria.
• Disminución injustificada del rendimiento laboral o académico.
• Dificultad para la toma de decisiones.
• Sensación de fatiga o pérdida de la energía sin causa que lo justifique.
• Alteraciones persistentes del sueño.
• Pérdida o aumento significativo del apetito y del peso.
• Disminución o pérdida del deseo sexual.
• Aumento del consumo de alcohol.
• Dolores físicos persistentes.
• Quejas somáticas persistentes que no responden al tratamiento.
La presencia aislada de alguno de estos síntomas no significa que la persona esté clínicamente deprimida. Es su asociación y persistencia en el tiempo, la imposibilidad de superarlos sólo con la voluntad o la afectación de la vida cotidiana lo que lleva a pensar en la posible existencia de una enfermedad depresiva.

¿EXISTE ALGUNA RELACIÓN ENTRE LA DE PRESIÓN Y LAS
ENFERMEDADES SOMÁTICAS?
Las enfermedades somáticas favorecen la aparición de la depresión. Se hallan síntomas de depresión en casi el 50% de los casos que padecen alguna de enfermedad somática. Cerca de un 20% del total de las depresiones son provocadas por alguna enfermedad física. Se sabe que algunos medicamentos pueden provocar depresión en ciertos individuos.

¿QUÉ ENFERMEDADES SOMÁTICAS SUELEN ASOCIARSE
CON DEPRESIÓN?
• Cáncer.
• Enfermedades vasculares: enfermedad coronaria, ataque cerebral (stroke).
• Enfermedad de Parkinson.
• Diabetes y trastornos tiroideos.
• Enfermedades crónicas en general.
• Alcoholismo.
• Dolor crónico.
• Enfermedad de Alzheimer.

¿HAY CURA PARA LA DEPRESIÓN?
Sí. La depresión es una enfermedad tratable y de buen pronóstico. Más del 80% de los pacientes con depresión logran muy buenos resultados con el tratamiento adecuado.

TRATAMIENTO
El primer paso es la realización de un diagnóstico adecuado. El diagnóstico y tratamiento precoz aumentan las posibilidades de una buena respuesta terapéutica y previenen la aparición
de recaídas. El tratamiento de la depresión se basa en una conducta terapéutica integral que combina tres aspectos básicos:
• El biológico: tratamiento psicofarmacológico.
• El psicológico: tratamiento psicoterápico.
• El social: orientación y apoyo familiar y comunitario.
Objetivos del tratamiento de la depresión:
• Eliminar los síntomas depresivos.
• Recuperar el nivel previo de funcionamiento.
• Remover las causas de la depresión.
• Prevenir la aparición de recaídas.
El tipo de tratamiento dependerá del tipo de depresión y de la severidad de los síntomas del cuadro. Habitualmente puede realizarse en forma ambulatoria. En el caso de los pacientes con cuadros depresivos graves, con riesgo severo de suicidio, grave compromiso del estado general o que no respondan a los tratamientos habituales, se hace necesaria la internación del paciente para su adecuado cuidado y tratamiento.

DEPRESIONES REFRACTARIAS: ¿QUÉ SON Y CÓMO SE TRATAN?
Se denomina “depresión refractaria” a aquellos cuadros de depresión que no responden a los
tratamientos habituales. Para estos casos existen una serie de alternativas terapéuticas de mayor complejidad que permitenobtener un buen resultado terapéutico en la mayoría de los pacientes. Las estrategias terapéuticas habitualmente empleadas en estos pacientes son:
• Re-evaluación diagnóstica.
• Identificación y resolución de las posibles causas de la falta de respuesta al tratamiento.
• Empleo de asociación de fármacos antidepresivos.
• Empleo de estrategias farmacológicas de potenciación.
• Empleo de Tratamiento Electroterápico Computarizado (TEC).
• Empleo de estimulación magnética transcraneal repetitiva.
• Estimulación Cerebral Profunda (DBS).
• Estimulación Vagal.

Fuente: www.fleni.org.ar

Album de Fotos FACEBOOK

“AGRADECEMOS A GUIDO, GUSTAVO, AL CLUB ATLETICO TIGRE Y JUGADORES, POR AYUDARNOS A AYUDAR”